Pues al final he visto Hispania. Con el cachondeo que se llevan toda la semana Antena 3 y Telecinco entre contraprogramaciones y demás, creía que no llegaría a verla. Y es que entre tanto cambio de horario, de día y de peleas entre las dos cadenas, ya no tenía ganas ni de verla ni de nada. Pero llegado el momento he decidido sentarme y darle una oportunidad a una de las pocas series nacionales que intenta desmarcarse de las típicas producciones españolas. Por una vez no iba a ver a una familia desestructurada que aprende, capítulo a capítulo que todo es posible con el amor y el cariño. Ni me iba a encontrar a un montón de falsos adolescentes provocando vergüenza ajena con su forma de comportarse.

Esta vez tocaba ponerse un poco serios, y para ello qué mejor que ir a la historia de Viriato. Roberto Enríquez da vida a este pastor, de origen incierto, que acabó liderando a las tropas lusitanas contra la expansión romana. Tras el primer capítulo, tengo sentimientos encontrados. Si bien la puesta en escena es bastante impresionante para lo que nos tienen acostumbrados las producciones televisivas nacionales, no puedo decir lo mismo de los actores. Reconozco que en cuanto han dicho la primera palabra, me ha entrado una sensación rara, como que lo que oía no se correspondía con lo que estaba viendo.

Después ya ha empezado a parecerse más a un producto de los nuestros, con los típicos desnudos sin venir a cuento. El momento "vamos a mojar a Ana de Armas para que se le transparente bien la delantera" ha sido lo más tonto que he visto. Y bueno, ya que hablo de esta chica, qué decir de su pobre prometido. Al chaval le han hecho ser tan torpe que no es capaz ni de cometer esas torpezas de forma creíble.

Luego ya sale Lluís Homar como el pretor Servio Sulpicio Galba y oye, como que el tema ha parecido mejorar un pelín. El caso es que cuando ha terminado el episodio me he quedado con la sensación hasta de que se me ha hecho corto, señal de que no debe haberme parecido tan malo. Así que de momento le daré un pase y estaré pendiente este miércoles (sí, sí, el miércoles ya, no esperéis hasta la semana que viene) para ver el segundo capítulo y terminar de decidir si sigo viéndola o no.

Por cierto, un par de detalles importantes. el capítulo ha durado menos de hora y veinte y no ha tenido anuncios. Lo primero es bastante raro para una serie española, y lo segundo es bastante evidente que ha sido por el tema de la batalla con Telecinco, pero es bueno remarcarlo.


BONUS: Como ha terminado tan pronto y twitter estaba muy revolucionado con el tema, cuando ha terminado Hispania he cambiado para ver el final de Felipe y Leticia. No sé si habrá estado mejor que Hispania, pero sí puedo decir que me he reído muchísimo con la cena de la parejita con los Reyes, madre mía qué momentos más ridículos y qué grandes Juanjo Puigcorbé y Marisa Paredes. En twitter pedían un spin-off de ambos, con eso digo todo.


[...] esto no es una historia de terror. Y con eso no quiero decir que estemos por encima de ese género. Ni mucho menos, sólo estamos marcando un camino diferente. Este libro trata más de ver a Rick sobrevivir que de ver a zombies asomando por la esquina para asustaros. [...]

Estas palabras están sacadas de la editorial del volumen 1 de Los Muertos Vivientes, y pertenecen a Robert Kirkman, el autor de la historia en la que está basada la nueva (y muy esperada) serie de AMC.

El 31 de Octubre, Halloween, ha sido el día elegido para estrenar la enésima vuelta de tuerca a las historias de zombies. Corregidme si me equivoco, pero salvo por Dead Set, miniserie inglesa recomendadísima si os gustan estos temas, esta es la primera vez que vemos una historia de zombies serializada en televisión, que películas hay muchas, pero, por lo menos yo, no recuerdo ninguna serie de este tema (otra vez, exceptuando a Dead Set).

The Walking Dead sin embargo, tiene algo especial. El cómic a mi me gusta mucho, y esperaba esta adaptación con muchas ganas. Sobre todo por cosas como el párrafo que encabeza esta entrada. En un cómic es difícil pasar miedo salvo que esté muy bien contado, y es que el "factor susto" que te ponen en películas como Scream y demás sucedáneos, desaparece en el formato papel. Ni siquiera se puede comparar a leer una novela, porque en un cómic, quieras o no, siempre vas a poder ver con el rabillo del ojo el resto de viñetas de la página, y sólo con ver algunas imágenes, ya pierdes la mitad del efecto sorpresa.

Pero en este cómic da igual, porque como dice Kirkman, no es una historia de miedo, es una historia de personajes, de cómo unas personas que podríamos ser nosotros mismos se encuentran ante una situación que les sobrepasa y tienen que aprender a enfrentarse a ella.
Cómo llegan allí estos personajes es mucho más importante que el hecho de que lleguen, nos dice también en esa editorial. Y eso era lo que quería que se mantuviese. ¿Sería capaz AMC de mantener las mismas intenciones que el cómic o se vendería ante la posiblidad de hacer una serie de zombies a base de sustos?


A estas alturas ya sabréis que el piloto se ha filtrado recientemente, y pese a que quería haber esperado a que se estrenase oficialmente para verlo en condiciones, no he podido resistirme y acabo de terminar de verlo. Y afortunadamente, no puedo estar más contento con el resultado. Si bien he pasado momentos de tensión durante algunas partes del episodio, nunca han llegado a materializarse en el "buh! Susto!" tan típico de estas producciones. No ha habido ningún momento en el que puedas decir "uf! qué susto me ha dado, no me lo esperaba". Todo es avisado con antelación, lo que te imaginas que va a pasar, pasa, pero con esa lentitud tan exasperante que por un lado te hace querer que vayan más rápido y que por otro agradeces porque la estás disfrutando.

La pregunta es obligada, ¿debo haberme leído el cómic para disfrutar la serie? Si lo has hecho, vas a reconocer muchas escenas, ya que este primer capítulo es bastante fiel. Lógicamente, al igual que cuando se adapta una novela, hay algunas cosas que se han tenido que cambiar, aunque sea solamente por darle otro ritmo en la pantalla de nuestros televisores, pero nada que, al menos de momento, pueda molestar o incluso alterar la historia que ya conocemos.

Y si no te lo has leído, vas a disfrutar igualmente de una historia de zombies de las buenas. Tanto por el gran guión como por su genial ambientación. Y es que AMC ha hecho un trabajo genial con los efectos, no cortándose ni un pelo a la hora de mostrar cómo acaban con los muertos vivientes. Y mejor aún ha hecho al tener a Frank Darabont dirigiendo y escribiendo conjuntamente con Kirkman esta aventura de un hombre normal que de la noche a la mañana se encuentra con que la peor de las pesadillas se ha vuelto realidad.

Así que ya sabéis, coged vuestras mochilas con lo imprescindible y acompañad a Rick en su aventura. Os aseguro que será una experiencia que no olvidaréis.

Si es que soy un culo inquieto, no lo puedo evitar. No hago más que meterme en todos lados, y al final quien lo paga es mi blog, que el pobre llevaba ya no sé ni cuánto tiempo sin actualizarse (o con pequeñas actualizaciones). El fin de semana conocí en persona a Kalimero y a Alex, y lo primero que me dijo el señor Kalimero fue, "y tu blog qué, ¿piensas volver a actualizarlo algún día?".


Pero eso se va a acabar, no voy a prometer nada, que me conozco, pero como mínimo intentaré tener una entrada semanal (¡como mínimo! espero que sean más). Y para empezar, qué mejor que una paginilla en Facebook, que dicen que está muy de moda. Si todavía no os habéis hechos fans, perdón, si todavía no le habéis dado al "me gusta", ya estáis tardando. Id aquí y a pinchar en el botoncete.


Y qué más podía hacer para obligarme a tener una cierta actualización. Pues por ejemplo, ofrecerme a colaborar con los chicos de SensaCine, una página que se está convirtiendo para mí en un referente en el sector cinematográfico y seriéfilo. Una de las cosas que más me gustan es su interés por hacerse social, a fin de cuentas, es gracias a ese interés que mi blog sale pululando por allí. Además, hacen muchísimos concursos, como por ejemplo éste. Gracias a esos concursos, esta noche me voy al preestreno de la película de Bansky (a ver si luego aprovecho y hago una entrada sobre la peli)

Pues lo dicho, que poco a poco voy volviendo, como dice la cabecera, con series, con cine, con juegos, con diversión. Go, go, go!

La pasada semana tuve la oportunidad de asistir al preestreno de "La Red Social". Es curioso que haya ido a verla, sobre todo porque desde que me enteré que se estaba rodando una película sobre Facebook, he ignorado todas las noticias referentes a la cinta. ¿Una película sobre Facebook? ¿En serio? ¿Es que se han vuelto locos? No es que la película me importase poco, es que no me importaba nada. Porque sí, yo soy uno más que tiene su perfil en la red social, pero no es que me prodigue mucho por ella, para qué os voy a mentir.

Sin embargo, hace poco, con motivo del estreno de la película al otro lado del charco, mi timeline empezó a llenarse de gente que hablaba sobre ella, y no sólo eso, hablaban bastante bien. Eso hizo que empezase a interesarme un poco sobre la película que había estado evitando tanto tiempo, y fue cuando empecé a encontrarme con unas críticas que ni me esperaba: 8.5/10 en IMDb, 95 en Metacritic o un impresionante 9.1/10 (97%) en Rotten Tomatoes. ¿Se había vuelto todo el mundo loco o realmente estaba tan bien?

Así que cuando me enteré que se daban entradas para el preestreno para bloggers, intenté hacerme con una entrada. Desgraciadamente no llegué a tiempo, pero un amigo consiguió una entrada doble (gracias a otro amigo) y afortunadamente me llamó para acompañarle. Dicho y hecho, allí que fuimos a enterarnos si la película sería de verdad tan buena, o como se suele decir, si tenía el hype por las nubes, que ya se sabe que el hype no le hace ningún bien a nada. Ese mismo día descubrí dos cosas más sobre la película dirigida por David Fincher, que estaba basada en un libro, "The Accidental Billionaires", de Ben Mezrich, quien participa obviamente en el guión, y que la otra persona que se encarga de esta adaptación es ni más ni menos que Aaron Sorkin, bien conocido por muchos seriéfilos por ser el genio creador de esa gran serie llamada "The West Wing". Esta era sin duda una razón que hacía subir aún más el hype de la película.

Y tras este tostón de cómo fui, llegan las preguntas. ¿Me gustó la película? Muchísimo. ¿La recomendaría? Sin dudarlo. No me queda otro remedio, teniendo en cuenta lo que he disfrutado con una historia que me daba absolutamente igual. Cuando termina la cinta no piensas si es verdad lo que se cuenta en ella, si de verdad existieron esos juegos de lealtades y traiciones, si es cierto que no le importa nada el dinero o si es una forma de demostrar lo friki que llega a ser este chico. A mí por lo menos me da absolutamente igual, sólo sé que la historia que me han mostrado me ha gustado mucho, y es que cuando algo está bien contado, se vuelve de lo más interesante.

Como ya sabréis la mayoría, la historia nos narra la historia de Mark Zuckerberg, el creador de Facebook y uno de los multimillonarios más jóvenes del mundo. Como ya digo, yo la vi sin saber nada de cómo estaba contada, así que si no queréis perder el elemento sorpresa, saltar directamente al siguiente párrafo. Para conocer su historia nos mostrarán dos vistas judiciales de dos demandas a las que se enfrenta Mark. En una, los denunciantes son los hermanos Winklevoss, alumnos de Harvard con una altísima nota en su expediente y miembros del equipo de remo de la Universidad. La otra denuncia la interpone su mejor amigo, Eduardo Saverin. El por qué de estas denuncias las descubriremos según avanza la película, alternando entra una y otra vista mientras nos enteramos de lo que ha ido pasando mediante flashbacks.

El hecho de que la historia acabe enganchando es también culpa de los actores. Jesse Eisenberg, a quien había visto anteriormente en la divertidísima Zombieland, nos muestra a un Zuckerberg bastante introvertido y no muy social (qué ironía), con una lengua muy afilada y capaz de decir lo primero que le viene a la cabeza sin pensar en las consecuencias. Los gemelos Winklevoss están interpretados, ambos, por el mismo actor, Armie Hammer, y son tan iguales y a la vez tan diferentes que te cuesta creer que sea la misma persona quien les está dando vida. El mejor amigo de Mark, Eduardo, está interpretado por Andrew Garfield, a quien veremos, según parece, como Peter Parker en el reboot de Spider-Man. Y no puedo olvidarme (y me parece mentira estar escribiendo esto) de Justin Timberlake como Sean Parker, el fundador de Napster y quien intenta mostrar a Mark el camino a seguir, y cuyo papel me gustó bastante, dando vida a un vividor, a alguien que revolucionó un mercado y que lo sabe.

Como digo, una película de visionado imprescindible, tanto si te gusta Facebook como si no, como si eres un adicto o si no has entrado nunca. Y ahora, si me disculpáis, me voy a actualizar mi estado, que habrá que darle un poco de publicidad a esta entrada.